Consejos para prevenir la pérdida de ropa y juguetes en la vuelta al cole

prevenir-las-perdidas-de-ropa-y-juguetes-colegio

A pesar de que todavía faltan varias semanas para que comience la vuelta al cole, ya son muchos los padres que investigan y buscan consejos para prevenir la pérdida de ropa y juguetes.

Algo que no nos extraña debido a que, cada año, casi 10,3 millones de objetos aparecen almacenados en cajas en los centros educativos sin que nadie los reclame.

La mayoría de esas cajas guardan ropa y juguetes que los más pequeñines de la casa acaban extraviando o que los adultos no recogen tras la jornada o actividad extraescolar.

Sobre este aspecto Sandrine Jullien Rouquié, fundadora y directora general de la empresa Ludilabel, señala que "la cuidadora, los padres o las familias de padres separados no siempre tienen información sobre la vestimenta o lo que el niño ha llevado al colegio o guardería esa mañana".

Esto provoca que perder prendas de ropa, juguetes y otros accesorios infantiles sea más frecuente de lo que a todos nos gustaría.

Cabe señalar que un estudio llevado a cabo en diferentes guarderías y escuelas de primaria ha revelado que la pérdida de esos objetos también se convierte en una carga para los maestros y los monitores.

Y es que los docentes no tienen más remedio que recorrer las aulas en busca del propietario del artículo o artículos perdidos. Además, en caso de no encontrarlo, son ellos quienes se deben ocupar de deshacerse de dichos accesorios utilizando, por ejemplo, los mercadillos o las donaciones a organizaciones y asociaciones.

Tal como aseguran los miembros de Ludilabel, una compañía especializada en la venta de etiquetas personalizadas, "para evitar la situación sería suficiente, como ya han solicitado la mayoría de las instituciones, identificar la ropa y los útiles escolares a principios del curso escolar para evitar este desastre".

Para conocer estos datos se ha realizado un estudio en el que han participado más de 50.900 establecimientos y alrededor de 6.783.000 estudiantes de Francia y España pertenecientes a guarderías y colegios de educación primaria.

La investigación ha dejado de manifiesto unas cifras relacionadas con la pérdida de ropa y juguetes bastante alarmantes: 10,3 millones de objetos perdidos o más de 2,7 toneladas de ropa, juguetes o útiles escolares con un valor de casi 400 millones de euros anuales.

Problemas para los docentes y las familias

La pérdida de ropa y juguetes no solo afecta a los maestros y monitores que deben buscar a los dueños de esos objetos. También supone un gran inconveniente para las familias debido a que afecta a su presupuesto porque hace que no tengan más remedio que invertir dinero en la compra de nuevas prendas y / o accesorios de juego.

La mejor solución

Entre los artículos que se pierden con una mayor frecuencia encontramos tanto juguetes como chalecos, suéteres, mochilas, chaquetas, cascos de bicicleta, gafas y tuppers, principalmente.

El hecho de tener que renovarlos realizando una nueva compra implica que los padres deban desembolsar un promedio de 57 euros por niño y curso escolar.

Es por este motivo que, si queréis ahorrar durante la vuelta al cole, lo mejor será que hagáis todo lo posible por evitar la pérdida de ropa y juguetes a lo largo del año escolar. Para conseguirlo, una buena opción puede ser recurrir a la solución propuesta por la compañía Ludilabel.

Se llama Ludisticks®, nació hace ya ocho años y su nombre hace referencia a una serie de etiquetas autoadhesivas para la etiqueta de marca o composición de las prendas que no requieren de costuras ni aplicación de calor.

Nos encontramos, por tanto, ante unas etiquetas que se pueden adherir tanto a los juguetes como a las prendas de ropa y a otros muchos accesorios en solo unos segundos y con total comodidad.

Además, se pueden personalizar con el nombre del chiquitín, se encargan a través de internet en tan solo unos pocos clics y llegan a la dirección indicada por el usuario en un plazo de entre 24 y 48 horas.

Las etiquetas autoadhesivas y personalizables de Ludisticks® también se pueden introducir en la lavadora e, incluso, en la secadora, ya que soportan temperaturas de hasta 90 grados centígrados.

Se trata de una solución sencilla e ideal para evitar la pérdida de ropa y juguetes en la vuelta al cole que, además, ayuda a los padres a ahorrar dinero y resulta del agrado de los niños porque les permite ver su nombre reflejado en sus pertenencias más preciadas.

¿Queréis que el regreso a las aulas sea todo un éxito? Dejad que vuestros peques sigan aprendiendo durante el verano con estos juegos para aprender a dividir.

LEGO® Hidden Side™ sumerge a los niños en el mundo...
SproutWorld crea un kit para inculcar hábitos eco ...
 

¡Suscribidme al blog!