Las mejores frutas de verano para los niños

Las mejores frutas de verano para los niños

Hace un tiempo que a través del blog de Wikiduca os dimos algunos consejos para conseguir que los peques coman frutas y verduras. Por eso esta vez queremos aprovechar la estación en la que nos encontramos para ayudaros a elegir las mejores frutas de verano para los niños.

Y es que la época estival no solo trae consigo vacaciones escolares, días de playa, temperaturas agradables y planes en familia; sino también un sinfín de ingredientes y platos ideales para cuidar la salud y refrescar el organismo.


Las frutas son, sin duda, los productos más apropiados para lograr que los chiquitines de la casa crezcan sanos y fuertes y llenen su organismo de vitaminas y minerales en los meses de verano.

Es por ello que en Wikiduca hemos realizado una selección de algunas de las mejores frutas de verano para los niños con el fin de que las incluyáis en su alimentación y puedan gozar de un estío de lo más saludable y nutritivo.

Las mejores frutas de verano para los niños

Si queréis que vuestros hijos puedan aprovechar al máximo los múltiples beneficios de las frutas de verano, no olvidéis que será muy importante combinar su consumo con una dieta muy sana y variada donde también se incluyan pescados, frutos secos, verduras frescas, cereales y carnes magras.

Sandía

La sandía es, sin lugar a dudas, una de las protagonistas indiscutibles de los meses más calurosos del año. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que se trata de una fruta de verano perfecta para paliar el calor.

Y es que la sandía contiene un 95 % de agua y es magnífica para prevenir la deshidratación y aportar una dosis extra de frescor al organismo.

Otra cualidad de la sandía es su bajo nivel calórico, ya que a pesar de su dulce y delicioso sabor este fruto tan solo contiene alrededor de 20 kilocalorías por cada cien gramos de producto.

Es por ello que la sandía se convierte en una de las mejores frutas de verano para los niños (y no tan niños) al saciar al apetito sumando muy pocas calorías y previniendo el sobrepeso y la obesidad.

Albaricoque

El sabor dulzón del albaricoque suele llamar la atención de los peques y resultar de lo más agradable para sus papilas gustativas. Toda una ventaja si tenemos en cuenta que contiene elevadas dosis de betacaroteno.

Se trata de un tipo de nutriente que fortalece el sistema inmunológico, aumenta las defensas del organismo, reduce el riesgo de padecer cáncer y previene el deterioro cognitivo.

Además, el albaricoque es una fruta que contiene muy pocas calorías y más de un 85 % de agua, por lo que se puede consumir sin miedo a aumentar de peso.

Melón

El melón es, al igual que la sandía, una fruta que pocos pueden resistirse a consumir durante la época estival a causa de su rico sabor y de su gran riqueza en agua (más de un 90 %).

Cabe destacar, asimismo, que son muchos los expertos que aseguran que el melón puede ser consumido por los peques a partir de los seis meses de edad, por lo que no es necesario esperar mucho tiempo para incluirlo en la dieta de los pequeñines.

Tampoco hay que olvidar que el melón contiene potasio, fibra y vitaminas A y E. Gracias a estas sustancias tanto los niños como las personas adultas que consumen melón con frecuencia tienen la oportunidad de mejorar el tránsito intestinal, reforzar el sistema inmune y prevenir la debilidad muscular.

Ciruela

La ciruela tampoco podía faltar en este post dedicado a las mejores frutas de verano para los niños. ¿La razón? Que se trata de un producto natural de lo más completo al contener fibra, calcio, hierro, potasio, antioxidantes y vitaminas A, C y E.

Si queréis que vuestros hijos crezcan sanos y fuertes y no contraigan enfermedades no os olvidéis de aprovechar los meses estivales para incluir dos o tres ciruelas en su dieta diaria.

Además, el hierro presente en este fruto impedirá que vuestros hijos tengan anemia y les llenará de la energía y la vitalidad necesarias para realizar multitud de actividades a lo largo del día.

Melocotón

Si a vuestros peques les cuesta mucho trabajo consumir frutas a diario, podéis animarles a probar el melocotón, ya que su rico sabor suele cautivar a los más chiquitines.

Sin embargo, la dulzura no es la única cualidad del melocotón, ya que también es importante destacar su poder para mejorar y facilitar las digestiones, su bajo nivel calórico y sus grandes cantidades de agua, las cuales son superiores al 90 %.

Cereza

Los flavonoides presentes en la cereza permiten combatir los radicales libres responsables del envejecimiento y evitar la aparición de multitud de enfermedades tanto en la infancia como en la adultez.

Esta cualidad se combina con un reducido número de kilocalorías (alrededor de 40 por cada cien gramos) y con altas dosis de vitaminas A, B y C.

¿Os han gustado estas frutas de verano para niños? No solo son fabulosas para cuidar la salud de los peques de la casa, sino también para proteger el organismo de las personas adultas al tratarse de ingredientes naturales y muy ricos en agua, vitaminas y minerales.

Recordad, sin embargo, que para poder aprovechar sus múltiples beneficios es fundamental combinarlas con ejercicio físico, una dieta muy sana y la ausencia de frituras, grasas saturadas y bebidas con gas.

Aplicaciones móviles para entrenar el cerebro
Aplicaciones con recetas de helados para cocinar e...