Cómo evitar la deshidratación en los niños durante el verano

Cómo evitar la deshidratación en los niños durante el verano

La llegada de la época estival lleva a muchas personas a preguntarse cómo evitar la deshidratación en los niños, ya que el calor provoca que el organismo pierda agua con rapidez.

En Wikiduca os queremos ayudar a conseguir que los peques gocen de una excelente salud durante todo el año y, por eso, en esta ocasión os vamos a explicar cómo evitar la deshidratación en los niños.

Pero antes nos gustaría daros algunas pautas para detectar la deshidratación y saber cuáles son los síntomas que la caracterizan.

¿Cómo se detecta la deshidratación?

Aunque los síntomas de la deshidratación no son exactamente los mismos en todos los niños y niñas, existen algunas señales que suelen estar presentes en la gran mayoría de casos de deshidratación, tales como:

  • Reducción de la cantidad de orina acumulada en el pañal del chiquitín.
  • Sequedad en los labios y en la boca.
  • Pérdida de energía y menos ganas de realizar actividades.
  • Mucho sueño.
  • Ausencia de lágrimas al llorar.
  • Disminución de la elasticidad de la piel.

Si vuestros hijos presentan estos síntomas será muy importante que actuéis con rapidez y que pongáis en práctica algunos consejos para combatir la deshidratación.

Cómo evitar la deshidratación en los niños durante el verano

Cuando un pequeñín está deshidratado lo que queremos decir es que no tiene la cantidad de líquido que su organismo necesita para funcionar a la perfección. Por suerte, existen algunos consejos ideales para los padres y madres que se preguntan cómo evitar la deshidratación en los niños. ¡Animaos a descubrirlos!

Aumentar el consumo de líquidos

Si vuestros hijos aún son muy pequeñitos podéis prevenir la deshidratación aumentando el consumo de leche materna durante los meses de verano.

Si, por el contrario, son un poco más mayores y ya ingieren todo tipo de alimentos, el agua mineral, los batidos fresquitos y los zumos naturales se convertirán en grandes aliados a la hora de hidratar el cuerpo desde el interior.

Así que no os olvidéis de llevar siempre una botellita de agua en el bolso y de animar a vuestros hijos a aprovechar los beneficios de los jugos elaborados con frutas.

Recurrir a los sueros orales

La deshidratación no solo puede deberse a unas temperaturas muy elevadas, sino también a dolencias tales como la gastroenteritis, la cual suele traer consigo la aparición de vómitos y diarreas y, por ende, la pérdida de grandes cantidades de líquido.

En esos casos recurrir a los sueros orales puede ser una buena idea, ya que estos productos que se venden en farmacias contienen agua, glucosa, potasio, sodio y otras sustancias ideales para reponer líquidos y nutrientes.

Proteger a los niños del calor

Las altas temperaturas aceleran la deshidratación, por lo que es muy importante proteger a los niños del calor en todo momento. ¿Cómo? Evitando exponerles al sol entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde, cubriendo su cabecita con gorros o sombreros y ataviándoles con prendas fresquitas de materiales como el lino o el algodón.

Practicar ejercicio cuando se haya puesto el sol

A pesar de que la actividad física tiene muchos beneficios para los niños, es recomendable que, durante los meses más calurosos del año, los peques hagan ejercicio tras la caída del sol, ya que las temperaturas serán mucho más suaves y se reducirá el riesgo de deshidratación.

Consumir ingredientes frescos y ligeros

Las frutas, las verduras frescas, los batidos, los zumos y la ensaladas se convierten en magníficas opciones gastronómicas en la época estival, ya que permiten reponer el agua que el organismo necesita y, al mismo tiempo, llenar el cuerpo de vitaminas, nutrientes y minerales sumando muy pocas calorías.

Huir de las temperaturas demasiado elevadas

Durante el verano hay días en los que las temperaturas superan los 40 grados centígrados en muchas regiones de España. En esos momentos puede ser una buena idea prescindir de las actividades al aire libre y sustituirlas por paseos por un centro comercial con aire acondicionado o por un día en casa, por ejemplo.

Si optáis por esta segunda opción y queréis que los peques se diviertan mientras tienen la oportunidad de aprender jugando, podéis descargar el videojuego de Wikiduca, que es gratuito y permite conocer la ortografía y la pronunciación de más de 3.000 palabras en lengua anglosajona a través de apasionantes duelos de sabiduría.

¿Os ha gustado este post que os explica cómo evitar la deshidratación en los niños durante el verano? Recordad que será muy importante que, en los meses de verano, los peques consuman una mayor cantidad de líquidos, eviten el sol durante las horas de mayor intensidad, protejan su cabecita con un sombrero y consuman alimentos frescos y ligeros.

Beneficios de la robótica educativa para los niños
6 beneficios de los helados para los niños