Cómo evitar los golpes de calor en verano

Cómo evitar los golpes de calor en verano

Cuando el calor aprieta son muchas las personas que se preguntan cómo evitar los golpes de calor, en especial aquellas que tienen hijos o familiares de una edad avanzada.

Y es que los niños y los ancianos son los más susceptibles a los efectos de las altas temperaturas y de las olas de calor que, en ocasiones, azotan el territorio español durante esta época del año.

 

Pero, ¿qué es en realidad un golpe de calor? Se trata de un trastorno que provoca que el funcionamiento de determinados órganos internos se vea afectado debido a un aumento de la temperatura corporal demasiado elevado.

Cuando la temperatura del organismo supera los 40 grados centígrados, el cuerpo no puede eliminar el exceso de calor, ya que la temperatura idónea se sitúa en los 37 grados.

Es ahí cuando se produce el golpe de calor, el cual puede afectar a toda la población pero resulta especialmente devastador en niños y ancianos.

En Wikiduca queremos que disfrutéis al máximo de las vacaciones de verano y, para conseguirlo, hemos recopilado algunos consejos que os ayudarán a saber cómo evitar los golpes de calor durante la estación estival. ¡Tomad nota si queréis gozar a tope de esta calurosa época del año!

Cómo evitar los golpes de calor en verano: 6 consejos para conseguirlo

A continuación encontraréis un total de seis consejos; seis sencillos trucos que evitarán que tengáis un susto durante las vacaciones y que os ayudarán a evitar la aparición de un golpe de calor tanto en niños como en adultos.

Usar sombreros, gafas de sol y sombrillas

La intensidad de los rayos solares puede llegar a ser muy fuerte durante los meses de verano en el territorio español.

De ahí la importancia de cubrir la cabeza con sombreros y gorras que eviten sus dañinos efectos, así como de aplicar un protector solar en la piel cada dos horas que sea resistente el agua y llevar siempre una sombrilla a la playa que permita resguardarse del sol.

Recordad, asimismo, que también será importante que los niños no estén demasiado tiempo en bañador y que, si van a estar bajo el sol durante un rato, cubráis su cuerpo con una camiseta fresquita de lino o algodón.

Evitar las exposiciones al sol entre las once de la mañana y las cuatro de la tarde

Tomar el sol entre las once de la mañana y las cuatro de la tarde puede ser muy peligroso.

Y es que, en esa franja horaria, los rayos del astro rey pegan con mucha fuerza y pueden provocar la aparición no solo de golpes de calor, sino también de manchas, quemaduras y melanomas.

¿Una buena idea? Ir a la playa o a la piscina a primera hora de la mañana o durante la tarde para disfrutar de una preciosa puesta de sol.

Beber mucha agua

El agua mantiene el cuerpo hidratado y previene la aparición de los temidos golpes de calor.

Además de agua, podéis llevar con vosotros una pequeña nevera portátil llena de té fresquito, zumos naturales y bebidas isotónicas, que os ayudarán a estar hidratados en todo momento y a cuidar la salud debido a las múltiples vitaminas de las frutas y a las elevadas dosis de antioxidantes presentes en el té.

Retirarse a un espacio más fresco

Si estáis en la playa o en la piscina y en un momento dado alguno de vuestros acompañantes sufre mareos, os recomendamos que lo trasladéis sin demora a un lugar fresquito donde pueda reponerse y evitar la aparición de un golpe de calor.

Por eso también suele ser aconsejable tomar el sol en lugares cercanos a un bar o restaurante donde haya aire acondicionado y sea posible descansar del calor durante un rato junto a un vaso de agua muy fresca.

Apostar por los alimentos ligeros

Las comidas pesadas son poco apropiadas para los meses de verano debido a que hacen que el cuerpo deba realizar grandes esfuerzos para hacer la digestión, lo que provoca que la temperatura interna del organismo aumente.

Es por este motivo que las ensaladas, los zumos de frutas y verduras y las sopas y cremas frías se convertirán en vuestros mejores aliados durante esta época de calor.

Emplear ropa ligera y de colores claros

Si queréis que la piel transpire y podáis estar fresquitos durante el verano, será fundamental que, tanto vosotros como vuestros hijos, uséis prendas ligeras de materiales como el algodón, el lino y la seda, que son los más apropiados para la estación estival.

Asimismo, también os recomendamos que optéis por prendas de ropa en tonos claros y que huyáis de los colores oscuros, ya que estos últimos atraparán el calor y aumentarán vuestra temperatura corporal.

¿Os ha gustado este post que os explica cómo evitar los golpes de calor en verano a través de seis consejos prácticos y sencillos?

No olvidéis que, aunque cualquier persona puede sufrir las consecuencias de las elevadas temperaturas, los niños y los ancianos son los colectivos más vulnerables y que requieren una mayor atención. ¡Tenedlo en cuenta si queréis disfrutar de un verano perfecto y sin sustos!

10 beneficios de hacer castillos de arena
10 beneficios de la playa para grandes y pequeños