Paseos por la arena: ¿por qué son beneficiosos para la salud?

Paseos por la arena: ¿por qué son beneficiosos para la salud?

El verano ya está aquí y, con él, llegan las buenas temperaturas, las vacaciones, las jornadas en la piscina y los paseos por la arena de la playa.

¿Sabíais que estos últimos ofrecen una amplia variedad de ventajas para grandes y pequeños? Y es que los paseos por la arena son fantásticos para cuidar la salud y disfrutar aún más de los meses de verano en familia.

 

Y, como las playas son las protagonistas de los meses estivales y a los peques les encantan, en Wikiduca hemos recopilado un total de diez beneficios de los paseos por la arena debido a las múltiples ventajas que aportan las caminatas sobre esta superficie natural.

No obstante, el hecho de andar por la arena no solo resulta beneficioso para los más pequeños, sino también para los adultos. Es por ello que los paseos por la playa pueden convertirse en una actividad de verano magnífica para toda la familia. ¿Os animáis a disfrutar de ella y de sus virtudes?

10 beneficios de los paseos por la arena de la playa

Antes de enumerar los principales beneficios de los paseos por la arena nos gustaría que conocierais estas playas para ir con niños, donde podréis gozar de instantes inolvidables mientras los peques nadan y juegan seguros.

Evitar los pies planos

Aunque son muchos los niños que tienen los pies planos, la ausencia del arco en la planta del pie al alcanzar la edad adulta puede provocar un cansancio excesivo tras la realización de ejercicio físico, entre otras molestias.

Por suerte, existen muchas actividades destinadas a evitar los pies planos, y pasear descalzo por la arena es una de ellas debido a que esta acción fortalece la musculatura de la planta de los pies.

Prevenir la aparición de hongos

El hecho de llevar zapatos durante todo el día en verano puede provocar que la humedad traiga consigo la aparición de hongos, los cuales pueden resultar muy molestos y provocar un intenso picor.

De ahí la importancia de caminar descalzo por la arena varias veces por semana para airear los pies, combatir el exceso de sudor e impedir que los hongos se instalen en la piel de los más pequeñines.

Descubrir el mundo

Cuando los chiquitines disfrutan de paseos por la playa tienen la oportunidad de aprender y de descubrir el mundo que les rodea al entrar en contacto con la naturaleza.

Además, estas caminatas también les ayudan a conocer nuevas palabras relacionadas con el mar, a ampliar su vocabulario y a pasarlo pipa junto a sus seres queridos.

Fortalecer los músculos

Caminar por la arena de la playa ayuda a grandes y pequeños a fortalecer los músculos al máximo, ya que la rugosidad de este tipo de superficie natural obliga al cuerpo a realizar un esfuerzo mayor que el debe hacer al pasear sobre un terreno plano.

Esto se traduce no solo en unos músculos más tonificados, sino también en unos huesos más sanos y fuertes.

Desarrollar el intelecto

Son muchos los estudios y expertos en salud que aseguran que los niños que pasean por la arena a menudo se desarrollan mucho mejor a nivel intelectual que aquellos que no disfrutan de esta actividad.

Esto es debido a que, al caminar por la playa, los peques pueden conocer la naturaleza, descubrir nuevas sensaciones y desarrollar sus sentidos mientras realizan una actividad de lo más saludable.

Relajar el cuerpo y la mente

Si os animáis a pasear por la arena con frecuencia conseguiréis que vuestros hijos duerman como lirones durante la noche.

¿El motivo? Que el contacto de la arena con la planta de los pies favorece la relajación y permite poner fin a los nervios y la ansiedad, lo que se traduce en un sueño de lo más placentero y reparador.

Evitar la aparición de lesiones

Como os hemos comentado en apartados anteriores, los paseos por la arena de la playa tienen el poder de fortalecer los músculos.

Esto no solo ayuda a los niños a crecer sanos y fuertes, sino también a tonificar los tobillos y a prevenir la aparición de esguinces y otras lesiones.

Huir del calor

En Wikiduca os recomendamos que apostéis por pasear por la playa durante la tarde, cuando el calor no sea tan intenso.

De esta forma podréis huir de las elevadas temperaturas propias del verano. Además, si camináis por la orilla podréis refrescaros cuando el agua del mar choque contra vuestras piernas, lo que también contribuirá a paliar el calor tan característico de esta estación del año.

Reducir el riesgo de padecer osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad que provoca una disminución de la masa ósea y que se puede prevenir llevando una dieta rica en calcio, evitando el sedentarismo y realizando actividades entre las que se incluyen los paseos por la arena de la playa.

Y es que este tipo de caminatas permiten aumentar la densidad ósea e, incluso, sintetizar una gran cantidad de vitamina D cuando se realizan bajo el sol, una sustancia que ayuda al organismo a fijar el calcio en los huesos.

Disfrutar de instantes en familia

Si decidís pasear por la playa en compañía de vuestros hijos podréis gozar de instantes en familia que permanecerán vivos en vuestros recuerdos durante muchos años.

¿Conocíais los beneficios de los paseos por la arena? En Wikiduca nos gustaría destacar que, pese a tener muchas virtudes, resulta fundamental complementarlos con el uso de una crema solar y de gorros y sombreros que eviten la aparición de quemaduras cuando se realizan durante el día. ¡No lo olvidéis!

10 beneficios de la natación
10 beneficios de hacer castillos de arena