Juegos de agua para disfrutar del verano

Juegos de agua para disfrutar del verano

La llegada del buen tiempo anima a muchísimas familias a disfrutar del verano en playas y piscinas y a sumergirse en el apasionante mundo de los juegos de agua.

Unas actividades que hacen las delicias de los peques de la casa, ya que son pocos los niños que pueden resistirse a un chapuzón o a una jornada en la piscina en compañía de sus familiares y amigos.

 

Pero los baños veraniegos no solo son fabulosos para que los chiquitines disfruten al máximo de las vacaciones, del sol y de los meses estivales, sino también para conseguir que se mantengan activos, practiquen ejercicio físico, mejoren sus habilidades sociales y hagan nuevos amigos.

De ahí la importancia de tener en cuenta los juegos de agua, los cuales pueden estar presentes tanto en los campamentos de verano como en los hogares con jardín, en las playas y en las piscinas de cualquier ciudad.

Y es que este tipo de actividades ofrecen una amplia variedad de ventajas para los niños, quienes gracias a ellas tienen la oportunidad de:

  • Mejorar sus habilidades motrices, en especial cuando realizan actividades centradas en transportar globos de agua, esponjas u otros objetos de reducido tamaño.
  • Resolver problemas con más facilidad, ya que los niños que juegan a menudo deben ingeniárselas para idear una estrategia que les ayude a vencer a sus contrincantes y a convertirse en los ganadores del juego, lo que les permite aprender a resolver problemas y a salir airosos de cualquier situación.
  • Estimular la coordinación, sobre todo cuando los juegos de agua implican correr, esconderse, saltar y llevar a cabo otras muchas acciones durante una única partida.
  • Desarrollar la creatividad y la imaginación debido a que son muchos los peques que, tras disfrutar de un mismo juego en numerosas ocasiones, deciden cambiar las reglas e inventar sus propias instrucciones, lo que les permite dar rienda suelta a la imaginación y estimular al máximo sus dotes más creativas.
  • Hacer nuevos amigos y mejorar las habilidades sociales, en especial cuando los juegos en el agua se desarrollan en piscinas públicas o en campamentos de verano repletos de niños y niñas.

4 juegos de agua que harán que los niños disfruten más que nunca del verano

El verano ya ha llegado al territorio español y las playas, ríos y piscinas del país comienzan a llenarse de niños que desean pasarlo pipa y gozar a tope de sus vacaciones. ¡Seguro que con estos juegos de agua consiguen disfrutar de un verano inolvidable!

Marco Polo

Marco Polo es un juego de agua sencillo y muy divertido en el que pueden participar personas de todas las edades y que se puede desarrollar en una piscina o en un río, aunque la primera opción suele ser la más recomendable debido a que es más segura.

Para ponerlo en práctica lo primero que hay que hacer es designar a la persona que se convertirá en Marco. Recordad que esta decisión no es especialmente importante, ya que el personaje de Marco irá cambiando de una persona a otra a lo largo del juego.

Hecho esto debéis vendar los ojos del peque debido a que su misión será encontrar y tocar al resto de participantes sin poder ver absolutamente nada.

Para ello Marco deberá gritar su nombre y obtener como respuesta la palabra Polo por parte del resto de jugadores, lo que le permitirá dar con ellos guiándose, únicamente, por el sonido.

Una vez que el encargado de hallar a los diversos participantes toca a un jugador este se convierte en Marco y la aventura continúa del mismo modo.

Una guerra de globos

Es muy probable que, si tenéis hijos, más de una vez os hayan pedido permiso para organizar una guerra de globos en la terraza o el jardín.

Y es que este tipo de “luchas” fascinan a los peques y les dan la oportunidad de reír a carcajadas y de pasarlo de maravilla junto a sus mejores amigos.

No obstante, no existen unas reglas concretas para los juegos de agua centrados en dar vida a guerras de globos, ya que suelen ser los propios jugadores quienes crean las instrucciones.

En Wikiduca os proponemos que dividáis a los niños en dos grupos y les proporcionéis grandes cantidades de globos de agua. ¿El objetivo? Crear una especie de partida de Paintball donde, en lugar de abatir a los adversarios con bolas de pintura, se les venza lanzándoles un sinfín de globos llenos de agua.

Otra opción para disfrutar al máximo de estos accesorios tan típicos del verano consiste en formar un círculo con todos los participantes e ir pasando un globo de agua de uno a otro. ¿La misión? ¡Evitar que se caiga al suelo!

Una carrera de colchonetas

¿Tenéis piscina en casa o vais a visitar a un amigo o familiar que dispone de este elemento tan característico del verano?

En ese caso podéis organizar una carrera de colchonetas, ya que se trata de un juego acuático muy sencillo que, además de entretener y divertir a los peques, les animará a practicar ejercicio físico, a mantenerse en forma y a crecer sanos y fuertes.

Hacer pompas de jabón

Seguro que la frase “pompas de jabón” os transporta directamente a la infancia; a una época en la que os encantaba sentaros juntos a vuestros hermanos, primos o amigos y retaros en duelo para ver quién conseguía hacer la pompa de jabón más grande.

Por suerte este juego continúa muy vivo en la actualidad y, a pesar de que puede ser puesto en práctica durante todo el año, adquiere más protagonismo en verano debido a que puede desarrollarse al aire libre.

Aunque son muchas las tiendas en las que podréis adquirir frascos con todo lo necesario para hacer pompas de jabón, también podéis prepararlas vosotros mismos en compañía de los chiquitines mezclando una parte de líquido de lavavajillas con diez partes de agua.

¿Ya lo tenéis listo? Ahora solo tenéis que introducir el líquido en un botecito y extraerlo con un pequeño aro para dar vida a infinidad de pompas de jabón de lo más caseras.

Recordad que, a la hora de poner en práctica estos u otros juegos de agua, será muy importante que los peques lleven bañadores o trajes que se puedan mojar y les permitan sentirse cómodos, apliquéis un protector solar en el rostro y el cuerpo para evitar la aparición de quemaduras y elijáis superficies antideslizantes para evitar resbalones y caídas.

5 playas para ir con niños
Cómo estudiar inglés en verano y aprender jugando