Trucos para evitar los accidentes domésticos

Trucos para evitar los accidentes domésticos

Si tenéis hijos pequeños no hay duda de que la seguridad habrá cobrado una grandísima importancia en vuestras vidas y de que querréis conocer multitud de consejos y trucos para evitar los accidentes domésticos.

Y es que son muchos los incidentes que se pueden producir en el interior de una vivienda en la que habitan uno o varios pequeñines, lo que obliga a los progenitores a valorar una amplia variedad de factores con un claro objetivo: prevenir los accidentes en el hogar y mantener seguros a los niños.

¿Os gustaría saber qué debéis hacer para impedir que vuestros hijos sufran las consecuencias de un accidente doméstico? Si habéis respondido a esta pregunta de manera afirmativa, en Wikiduca os invitamos a echar un vistazo a estos prácticos consejos.

Trucos y consejos para evitar los accidentes domésticos

¿Vuestros hijos todavía son muy chiquitines y están empezando a descubrir el mundo que les rodea? Entonces animaos a poner en práctica estos consejos para evitar los accidentes domésticos.

Tapar los enchufes

Es frecuente que los niños que empiezan a gatear o a caminar sientan una atracción especial por los enchufes. Por suerte, evitar sustos con la electricidad es muy fácil hoy en día debido a que en el mercado podréis encontrar un sinfín de protectores de enchufes.

Se trata de unos pequeños accesorios muy económicos que se pueden colocar en cualquier enchufe de la casa en solo unos segundos y que impiden que los pequeños deditos de los niños entren en contacto con la electricidad.

Proteger las ventanas

¿En vuestro domicilio hay ventanas que se encuentran a menos de un metro de distancia del suelo? En ese caso os recomendamos que uséis protecciones especiales para prevenir caídas, ya que los bebés pueden subirse a los alféizares de las ventanas más bajas de la casa con relativa facilidad.

Para conseguirlo podéis cubrir los ventanales con mallas o mosquiteras que, además de potenciar la seguridad en el hogar, evitarán las picaduras de insectos durante los meses más calurosos del año.

Recordad, asimismo, que en el mercado también hallaréis rejas y redes anti-caídas para las ventanas. Solo tenéis que elegir la opción que mejor se adapte a vuestras necesidades y a vuestro presupuesto.

Guardar los objetos de pequeñas dimensiones

No es raro que los peques de casa se introduzcan todo tipo de objetos en la boca, ya sea por curiosidad o con la finalidad de paliar el dolor que provoca la salida de los dientes de leche.

Sea cual sea el motivo que les lleve a hacerlo, no hay duda de que es fundamental intentar que no se traguen ningún adorno ni ingieran ninguna clase de sustancia tóxica. De ahí la importancia de mantener lejos del alcance de los niños medicinas, pilas, botones, tijeras, artículos de limpieza y cualquier otro objeto que se puedan tragar debido a sus pequeñas dimensiones o que puedan ser dañinos para su salud.

¿Una idea? Guardar ese tipo de objetos en armarios altos o en cajones que se puedan cerrar con llave para evitar que los chiquillos tengan acceso a ellos.

Una zona de juegos segura

Son muchos los padres que permiten que sus hijos jueguen en la cocina o en los baños. Y, aunque este gesto puede parecer inofensivo, estas estancias no suelen ser las más apropiadas para los niños.

Esto es debido a que, en ellas, los peques tienen acceso a grifos de agua que pueden traer consigo resbalones y caídas. Además, es frecuente que en la cocina sea fácil hacerse con tenedores, cuchillos y otros elementos punzantes. Evitad posibles sustos dejando que los pequeñines se diviertan en parques de juegos que podáis vigilar mientras hacéis vuestras labores o en salas especialmente habilitadas para ellos.

Cuidar los suelos

Si tenéis niños que acaban de empezar a andar será importante que:

  • Eliminéis cualquier obstáculo del suelo para impedir que se tropiecen mientras dan sus primeros pasos.
  • Evitéis que pisen el suelo justo después de haberlo fregado.
  • Prescindáis de ceras y otros productos de limpieza que provoquen que el suelo resbale más de la cuenta.
  • Coloquéis alfombras sobre aquellas superficies que sean especialmente resbaladizas.

Además, también podéis prevenir los accidentes domésticos colocando pegatinas o alfombras antideslizantes en la ducha y la bañera para mejorar aún más la seguridad en el hogar.

Señalizar las puertas de cristal

Si en vuestro hogar hay una o varias puertas de cristal que dan a otra sala o a una terraza o jardín, no olvidéis que los peques pueden chocarse con ellas mientras corren o juegan pensando que están abiertas de par en par.

Para evitar que esto ocurra y prevenir este tipo de accidentes domésticos podéis señalizar las puertas de cristal con pegatinas de colores que indiquen con total claridad si están abiertas o cerradas.

¡Cuidado con las estufas!

Las estufas y los braseros se convierten en accesorios de gran utilidad en las épocas más frías del año. Y, aunque proporcionan calor y potencian el bienestar de toda la familia de manera prácticamente inmediata, deberéis acordaros siempre de apagarlos antes de salir de casa o de ir a la cama y evitar colocarlos en los dormitorios de los niños. Lo mejor es que se ubiquen en el salón para que los peques no puedan acceder a ellos con facilidad.

Estos son solo algunos de los trucos y consejos que podréis poner en práctica si tenéis niños pequeños y queréis evitar los accidentes domésticos. ¡Pero hay muchos más! ¿Os animáis a compartirlos con los lectores del blog de Wikiduca para que otros papás y mamás puedan conocerlos y aplicarlos en su día a día?

Apps móviles para mujeres embarazadas
Apps móviles para conseguir que los niños se acues...