Cómo reforzar las defensas de los niños

Cómo reforzar las defensas de los niños

¿Tenéis hijos y os gustaría saber cómo reforzar las defensas de los niños para poder ayudarles a crecer sanos y prevenir la aparición de enfermedades?

Entonces os gustará descubrir que existen multitud de trucos y consejos que se centran en aumentar las defensas de los más pequeñines de la casa.

Unos tips que siempre se deben combinar con una dieta muy sana y equilibrada y con el consumo de alimentos centrados en fortalecer el sistema inmunológico de los chiquitines.

En Wikiduca queremos que sepáis cómo reforzar las defensas de los niños pero, antes de daros algunos trucos para conseguirlo, os decimos cuáles son algunos hábitos que no deberán estar presentes en la vida de vuestros hijos:

  • Abusar de los antibióticos, lo que puede provocar que muchas bacterias se vuelvan resistentes a este tipo de medicamentos y se reduzca su efectividad cuando su consumo sea realmente necesario.
  • Consumir grasas saturadas, ingredientes ricos en azúcares refinados y alimentos procesados con frecuencia.
  • Beber muy poca cantidad de agua, ya que esta bebida natural ayuda a depurar el organismo y a eliminar toxinas no solo a los niños, sino también a las personas adultas.
  • Llevar una vida sedentaria, una práctica nada saludable que también puede debilitar el sistema inmunológico y aumentar el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad.

Recordad que estos hábitos pueden reducir el número de defensas presentes en el organismo de los peques y que deberéis evitarlos a toda costa.

Cómo reforzar las defensas de los niños

¿Qué pasos hay que seguir para fortalecer el sistema inmunológico de los niños? En Wikiduca os damos las claves para reforzar las defensas de los niños de una forma práctica y sencilla.

Consumir leche materna

Si estáis esperando un hijo o tenéis un bebé recién nacido, apostar por la leche materna será una excelente opción si os preguntáis cómo reforzar las defensas de los niños.

En Wikiduca ya os hemos hablado de los beneficios de la lactancia materna en alguna ocasión debido a que se trata de un alimento capaz de fortalecer el sistema inmune de madres e hijos y de evitar la aparición de alergias y otras muchas enfermedades.

Apostar por las vitaminas y los minerales

Incluir alimentos ricos en vitaminas y minerales en la dieta de los niños también es de vital importancia para lograr que tengan una salud de hierro.

Algunos ingredientes que no pueden faltar en el día a día de los pequeñines son las legumbres, las frutas y verduras frescas, el pescado azul, el huevo, el arroz, el pan, los frutos secos y la carne.

Aumentar la ingesta de prebióticos

Los prebióticos son una clase de hidrato de carbono que el intestino no puede digerir y que, por ello, estimulan el desarrollo de bacterias beneficiosas para el organismo.

Además, los prebióticos también son fantásticos para fortalecer el sistema inmunitario, favorecer la absorción de vitaminas y minerales, acabar con los gases y las molestias estomacales, mejorar el tránsito intestinal y prevenir la aparición de enfermedades.

Si os preguntáis cómo reforzar las defensas de los niños recordad que el ajo, la cebolla, el plátano, el tomate, el espárrago, el trigo, la miel y la alcachofa contienen altas dosis de prebióticos.

Dejar el tabaco a un lado

Los padres que fuman convierten a sus hijos en fumadores pasivos, lo que puede traer consigo graves riesgos para la salud de los pequeñines.

Además, el tabaco impide que los niños puedan gozar de un elevado número de defensas en su organismo, ya que aumenta las probabilidades de padecer infecciones, enfermedades respiratorias, otitis y otras muchas dolencias. ¡Dejar de fumar será beneficioso para vosotros y para vuestros hijos!

Tener un perro

Son muchos los niños que quieren tener un perrito en casa y que se lo pasan pipa jugando con estos simpáticos animales. ¿Sabíais que tener un perro puede ser muy beneficioso para los niños y de lo más útil para reforzar sus defensas?

Esto es debido a que las mascotas exponen a los peques a gérmenes que estimulan la lucha del sistema inmunitario, lo que previene la aparición de alergias y enfermedades autoinmunes.

Cabe destacar, asimismo, que la interacción entre el niño y su mascota reduce los niveles de estrés, regula el ritmo cardiaco y evita las depresiones, algo muy importante si tenemos en cuenta que los nervios y la ansiedad aumentan los riesgos de padecer enfermedades.

Hacer deporte

Como os hemos comentado anteriormente, llevar una vida sedentaria puede debilitar el sistema inmunológico de grandes y pequeños. De ahí la importancia de animar a los peques a practicar deporte, a jugar al aire libre y a hacer ejercicio con frecuencia. ¡Lo pasarán de maravilla y tendrán una salud fantástica!

¿Os ha gustado este post que os explica cómo reforzar las defensas de los niños? No olvidéis que, para fortalecer el sistema inmunológico de los peques, es fundamental apostar por una dieta sana, hacer ejercicio físico, consumir prebióticos, prescindir de los cigarrillos y valorar la posibilidad de tener un perrito.

Ventajas de jugar al aire libre
Libros de meditación para niños