Cómo proteger a los niños en verano

Cómo proteger a los niños en verano

La llegada de la época estival es motivo de vacaciones, alegría, viajes y buenos momentos en familia, aunque también lleva a muchos padres a preguntarse cómo proteger a los niños en verano.

Y es que esta estación del año es sinónimo de buen tiempo y de cálidas temperaturas, pero también de insolaciones y quemaduras solares cuando no se siguen unas pautas determinadas.

Además, son muchas las familias que aprovechan los meses de junio, julio y agosto para salir a pasear, caminar por el campo, montar en bicicleta, pasar el día en la playa, ir a la piscina o llevar a cabo otras actividades al aire libre en compañía de los peques de la casa.

Si a vosotros también os gusta aprovechar el estío para organizar planes al aire libre y os gustaría saber cómo proteger a los niños en verano, aquí encontraréis las claves para gozar de una estación estival llena de salud, felicidad y buenos momentos.

Cómo proteger a los niños en verano

Un producto que no puede faltar en la vida de los padres durante los meses estivales es la crema solar. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir la más apropiada para los chiquitines? Esta es una de las dudas que deberéis resolver si os preguntáis cómo proteger a los niños en verano.

La crema solar perfecta

Los rayos solares causan estragos en la piel y en la salud debido a que pueden traer consigo la aparición de quemaduras, manchas, melanomas e, incluso, cánceres de piel. Y más aún en el cuerpecito de los bebés, que es mucho más vulnerable y delicado que el de las personas adultas.

Por eso existe un artículo indispensable en el neceser de toda familia: la crema solar. Pero no vale cualquier producto, ya que resulta fundamental elegir un protector solar que esté especialmente indicado para cuidar la pielecita de los niños.

Es por ello que, cuando vayáis a la farmacia o a vuestra tienda favorita en busca de una crema solar para los niños, será fundamental que os hagáis con un producto que tenga un SPF (Factor de Protección Solar) superior a 30 y, si es posible, a 50 para garantizar la máxima protección.

Otra recomendación a la hora de escoger la crema solar perfecta para los chiquitines es descantarse por productos resistentes al agua que no se desprendan con facilidad de la piel después de un chapuzón.

No obstante, siempre deberéis aplicar crema en el rostro y el cuerpo de vuestros hijos cada dos horas para prevenir los efectos dañinos de los rayos ultravioleta.

Si os preguntáis cómo proteger a los niños en verano desde Wikiduca también os recomendamos que uséis cremas solares sin alcohol, ya que esta sustancia puede resecar la delicada piel de los pequeñines.

Otro ingrediente que tampoco deberá estar presente ni en la crema solar ni en ningún otro producto de belleza, siempre que sea posible, son los parabenos.

Se trata de un tipo de conservante muy usado en el mundo de la cosmética debido a su bajo coste que puede provocar la aparición de reacciones alérgicas, por lo que se recomienda prescindir de los productos que lo contengan y apostar por lo natural.

Nada de sol antes de los seis meses

Aunque las crema solares con un elevado SPF evitan la aparición de quemaduras y melanomas cuando se aplican del modo correcto, no hay que olvidar que la piel de los bebés es muy sensible y delicada.

Por eso los expertos en salud recomiendan no exponer al sol a los peques menores de seis meses de edad, así como mantenerlos en la sombra durante los días más soleados y cubrir su cabeza con un gorrito para impedir que el sol haga estragos en su piel y en su salud.

No hay que olvidar los ojos

Cuando los ojos de los niños se exponen al sol desde una temprana edad los rayos pueden traer consigo irritaciones oculares, conjuntivitis, degeneración macular y otras dolencias.

Para evitar que esto ocurra podéis animar a vuestros hijos a usar gafas de sol cuando vayáis a pasar un día de verano en la playa, la piscina o el campo, por ejemplo.

En Wikiduca queremos destacar la importancia de elegir unas gafas de una excelente calidad que además sean del agrado de los niños, por lo que acudir a la tienda con ellos para que sean los encargados de escoger las que más les gustan puede ser una buena idea.

¿Cuál es vuestra opinión sobre este post en el que os explicamos cómo proteger a los niños en verano? ¿Os animaréis a poner en práctica los consejos que os hemos descrito?

No olvidéis que usar una crema con un factor de protección solar superior a 30 que no contenga alcohol ni parabenos y combinarla con el uso de gorros y gafas de sol será fundamental para cuidar a los más pequeñines durante los meses más calurosos del año.

Aplicaciones móviles para mejorar la ortografía
Aplicaciones móviles para entrenar el cerebro